Armistício de San Lorenzo

El armisticio de San Lorenzo firmado el 12 de abril de 1819 en el Refectorio del Convento San Carlos entre representantes del Brigadier Estanislao López y Manuel Belgrano fue un importante episodio en la lucha entre federales y unitarios. Implicó el retiro de las tropas porteñas del territorio de Santa Fe y Entre Ríos, la garantía de la no interrupción de las comunicaciones con el interior y el mutuo auxilio en la persecución de malhechores.

En las mismas celdas monacales que poco tiempo antes habían presenciado el temple de San Martín y sus Granaderos, Belgrano y López ajustaron un pacto tan trascendente, que tiempo después se transformaría en tratado final, mediante el cual quedaría sellada “para siempre la concordia entre pueblos hermanos”.

Aunque para Santa Fe este armisticio supuso la paz necesaria y anhelada desde hacía tiempo por la provincia, para Gervasio Artigas era un signo de debilidad frente a Buenos Aires.

Así se iniciaba un nuevo ciclo de intentos pactistas promovidos por Estanislao López que luego derivaría en el Tratado de Pilar, de Benegas del Cuadrilátero y el Federal.