Colegio San Carlos

Perteneciente a la Orden Franciscana, el Colegio San Carlos fue fundado el 19 de diciembre de 1810 como centro evangelizador y educativo para los niños de la región.  Su primer director fue el Hermano  Fray Manuel del Carmen Peña, quien permaneció en ese cargo durante 38 años.

La demanda creciente provocó la mudanza del sitio destinado a la enseñanza en varias ocasiones. Así funcionó al sur del Templo Conventual por un tiempo, luego en el sitio inicial tras una ampliación, también en 1888, en un salón de mayores dimensiones en anchura, altura y techo cubierto de tejas francesas, lo que fue dando prueba de su progreso. En 1899 no pudiendo postergarse más la ampliación del edificio se proyecta uno destinado a la escuela. Dicha construcción sería “monumental” en recuerdo del Combate del 3 de febrero de 1813.

Así es que el 19 de diciembre de 1910 se instala la piedra fundamental y el 3 de febrero de 1911, se abren los cimientos para comenzar la edificación. Con partidas de dinero provenientes de la Orden Franciscana, de donaciones de los vecinos y de ex alumnos, se hizo frente a los gastos demandados por la obra.

En el mes de febrero de 1913, aún sin terminar, se inauguró la que se denominó: ESCUELA MONUMENTAL EN RECUERDO DE LA ACCIÓN DEL 3 DE FEBRERO DE 1813. Tiempo después, en mayo del mismo año, la escuela recibió al Sr. Presidente de la Nación Don Roque Sáenz Peña.

"Y mientras el país se desangraba en rencillas internas, y la organización nacional tan esperada no arribaba, en la escuela de San Carlos los frailes franciscanos enseñaban las primeras letras a los pequeños pobladores de la campaña “batatera”…

Y bajo sus tutelares muros aprendió Pablo Riccheri - ese hijo de inmigrantes “garibaldinos” - las lecciones que lo conducirían a derrotar la injusticia de las levas lloradas por los humildes de la patria, y a crear el moderno Ejército Nacional, última reserva y baluarte, según su claro sentir, del honor argentino.

Más tarde, los recordados maestros Rafael y Adolfo Biosca, en los umbrales del siglo, le darían brillo y esplendor imperecedero."

Colegio San Carlos