Uno de los lugares más bellos del país lo constituyen sin duda las islas del río Paraná; sus bosques naturales, sus arroyos bordeados de vegetación, el trinar de los pájaros y la tranquilidad que reina, hace de estas islas uno de los parajes más gratos al espíritu. Allí todo es color, belleza, a cada paso la naturaleza nos ofrece lo más variados espectáculos.

Desde hace unos años, aunque más a la altura de rosario, las islas están siendo explotadas comercialmente con paradores de veleros y yates, playas públicas, complejos de cabañas, todo de gran auge durante el verano. Esto agrega otro actractivo turístico al paseo tradicional.

Las costas isleñas por lo general son elevadas y van descendiendo hacia el centro de las islas dando lugar a la formación de lagunas en su interior, a esos anillos externos elevados se los llama ALBARDONES y es el lugar elegido por los isleños para construir sus viviendas.

Las islas mantienen su verdor incluso cuando la sequía oprime a los campos de tierra firme. Su frondosa vegetación es rica en árboles proveedores de sombras y buena leña, haya sauces, espinillos, laureles, ceibos, alisos y timboses, además de numerosas plantas medicinales.

Retozan en sus orillas lobitos de río, carpinchos y nutrias. El cielo se cubre cuando una bandada sobrevuela la isla, hay numerosas variedades de éstos que la pueblan: sirisis, crestones, maiceros. Hay otras aves como los biguas, macaes, gallinetas, chajaes, tuyangos, viuditas, zorzales.

Por el río, sus arroyos y lagunas se ven sábalos, paties, algún surubí y dorados.

Sábalos: representa un eslabón clave en la cadena alimenticia de los peces de agua dulce dado que reciclan la materia orgánica que se extrae del fango. Para ello presenta como adaptación una boca proctactil. Es un pez abundante en nuestro río, se lo captura generalmente con mallas caladas. 

Surubí: Es un pez de agua dulce que llega a pesar de 20 a 30 kgrs., tiempo atrás se llegaba a ver de hasta 90 a 100 kgrs. Son de cabeza muy grande, su cuerpo lleva manchas de color negro y algunos las tienen redondas y otros integradas. Su carne es muy preciada, se pueden capturar con redes de malla. 

Dorado: De color amarillo naranja, es un pez migrador con ejemplares de hasta 20 kgrs. Es muy buscado por los pescadores por su sabrosa carne.

Se encuentra en las cuencas del Río Paraná y del Río de la Plata, es sedentario aunque suele reunirse en grupo hasta la época de los amores.  

Carpincho: Es el más grande de los roedores de América del Sur, llega a pesar más de 60 kgrs., por su pelo duro y medio cerdoso y la forma genral de su cuerpo tiene cierta similitud con el cerdo doméstico. Este animal vive en las orillas de las lagunas, bañados, arroyos en cuyas aguas se zambullen rápidamente cuando los amenaza algún peligro. Es muy perseguido por lo sabroso de su carne y su piel encuentra rápida venta en el mercado. Son mansos por naturaleza y se los puede domesticar fácilmente, entonces se amansan completamente, comen de todo y siguen al dueño como un perro. 

Gallineta: Mide unos 30 cm., habita en las regiones pantanosas y lagunas donde abunden los juncales, cañavelares y pajonales.

Es más bien desconfiada y asustadiza. Es difícil su observación ya que por costumbre permanece la mayor parte refugiada en lugares de vegetación tupida. Sus nidos lo hacen en los pajonales, es una estructura rudimentaria, voluminosa que hace de pajas entrelazadas, de forma redonda.

Viudita: El macho es más grande que la hembra, mide unos 16 cm., habita en los pajonales de los ríos, arroyos, bañados, cañadas y lagunas de los que raras oportunidades se aparta. Es ágil, silenciosa, nada tímida y camorrera ya que le gusta mantener escaramuzas con sus similares y con surubíes, bogas, moncholos y dorados. 

Nutrias: Es un animal herbívoro y su comida preferida es la verdolaga, planta que nace en los bañados y lagunas de las islas entrerrianas. Acostumbra a andar en manadas de entre diez y hasta cincuenta o sesenta ejemplares entre jóvenes y adultos.

Vive recorriendo las islas donde tiene agua para desplazarse, la colonia la establece en un lugar mientras tiene comida o para reproducirse y cuando las crías ya caminan o nadan o bien no hay comida, la colonia se traslada.

La carne de nutria se consume igual que la de carpincho, con una particularidad, ésta sirve para hacer charqui, así se puede conservar la carne por mucho más tiempo. Importancia de su piel.

Lobito de río: animal de piel tan apreciada como la de la nutria, lo que lo llevo a estar en riesgo de extinción. Le gusta deslizarse por los pajonales, es arisco y muy difícil de localizar por el ojo del hombre. Se esconde en cuevas en las orillas.

Pato Crestón: De todos los patos que habitan en nuestro país este es uno de los más abundantes y a la vez los más perseguidos por los cazadores. Mide 48 cm., vive en pareja que forman grupos de muy variable cantidad, que sobre todo en invierno llegan a constituir grandes bandadas. Pocas veces se aventura fuera del agua, y es casi exclusivamente donde busca su alimento. Come semillas de plantas acuáticas, pececillos, moscas, mosquitos y otros insectos. La persecución de los cazadores va determinando poco a poco el crecimiento de esta especie codiciada no sólo por su apetitosa carne sino también por sus plumas.

Bigüá: Está revestido totalmente por un plumaje negro, mide 75cm., siendo la hembra algo menor. Es un verdadero cuervo de agua que frecuenta la costa de los ríos y pantanos.

Para alimentarse vigila sus presas desde las ramas de los árboles, las rocas junto a las costas de las corrientes de agua, no bien divisa una de ellas se lanza con sorprendente rapidez y la ataca aunque tenga que sumergirse varios metros de profundidad. Pesca por la mañana y en las últimas horas de la tarde.

Chajá: Tiene 78 cm. Tanto el macho como la hembra. Habita lagunas, riachuelos, bañados y pajonales donde busca los lugares solitarios. Es sedentarios anda siempre con su compañera pues se unen formando bandadas.

Su alimentación es primordialmente vegetal, pero también come insectos acuáticos. Su cuerpo de aspecto voluminoso es en realidad pura apariencia pues si se la toma entre las manos se comprueba que es casi todo plumas, esto ha dado origen al dicho “pura espuma como el chajá”.

Fácilmente domesticable se lo asocia a las aves de corral, sabe distinguir la gente de la casa de los extraños ante los que emite fuertes gritos, resultando ser así un buen centinela.

Tuyango: Mide 1.45mt. de longitud y a veces un poco más, frecuenta los bañados, lagunas y pantanos donde hace sus nidos.

Zorzal: Muy conocido y apreciado y de gran renombre popular, ocupa un lugar de privilegio entre todos los pájaros de nuestro país. Habita en la zona de la mesopotamia, en el delta del  Paraná y todas las zonas ribereñas. Anda en pareja o en grupos pequeños entre los árboles, tratando de ocultarse en el follaje. Se alimenta de gran variedad de insectos, gusanos, semillas y frutas. De todo cuanto ingiere demuestra su predilección por las lombrices de tierra.

Vive bien en cautiverio, en especial si se le caza de pequeño y no pierde sus condiciones de cantor. Claro que la tendencia ahora es dejarlos en libertad y visitarlos en las islas.

Es común verlo posando en un arbusto, pasto alto o poste de alambrado, observando con gran atención.

LA VEGETACION que encuentra en las islas puede ser muy variada, sea por las semillas que traen pájaros y crecidas, como por la intención de los isleños que van plantando ejemplares nuevos.

Sauce: Arbol de la familia de las saliáceas  que crece a orillas de los ríos, la madera es blanca y ligera, se usa mucho en carpintería.

Espinillo: Arbusto que alcanza un desarrollo máximo de cuatro metros crece en varias provincias de nuestro país, pero sobre todo en el litoral. Sus flores se utilizan para hacer té digestivo.

Laurel: Árbol de la familia de las laureáceas, no es el que sus hojas se usan como condimento, en cambio su madera proporciona buena leña para los isleños.

Ceibo: Árbol corpulento muy estimado en jardines y paseos por sus hermosas flores perfumadas, crece en el delta del Paraná, en Corrientes, Chaco y también en San Juan. La corteza se utiliza para medicina, para curar hemorroides, ulceraciones de garganta, amigdalitis rebeldes, entre otras.

Aliso: Árbol betuláceo de flores blancas o rosadas, su madera se utiliza mucho en ebanistería.

Timbó: Crece en las orillas del Paraná, su madera se utiliza para hacer canoas.

Junco: planta de tallos rectos, lisos y flexibles que se cría en parajes húmedos. Se utiliza para hacer asientos de sillas, canastos, es muy resistente.

Camalote: Es una planta acuática que prospera en los grandes ríos, suele llamarse camalote al conjunto de estas plantas enredadas con otras de diferentes especies que forman verdaderas islas flotantes.

Irupé: Es una planta acuática de extraordinaria belleza que vive en numerosos ríos de América del Sur y especialmente en nuestra mesopotamia. Irupé significa en guaraní Plato sobre el agua, aludiendo así a la forma de sus hojas, sus flores son de extraordinaria belleza, blancas al comienzo y rojizas al pasar algunos día.