El primer mandatario sanlorencino recibió hoy a los referentes de seguridad de la planta, quienes remarcaron la necesidad de que se mantengan las tareas de mantenimiento aun ante la parálisis de la producción. El municipio enviará notificaciones al Juzgado del concurso, al Ministerio de Energía de la Nación y a los ministerios de Medio Ambiente de la provincia y de la Nación.

El intendente de San Lorenzo, Leonardo Raimundo, recibió hoy en su despacho a referentes de la seguridad industrial de la empresa Oil, que le brindaron información acerca de la situación técnica de la planta tras la paralización de su producción y de los graves riesgos potenciales que entraña su eventual abandono. En este marco, el mandatario se comprometió a que el municipio enviará notificaciones al Juzgado del concurso, al Ministerio de Energía de la Nación y a los ministerios de Medio Ambiente de la Nación y la provincia para que garanticen la continuidad laboral de los empleados encargados del mantenimiento de la refinería.

“Aquí no se ha parado una panadería, sino una destilería y hay una situación grave que debe ser atendida. Hasta ahora no hemos recibido ninguna comunicación de una entidad superior que nos garantice la seguridad de los vecinos de San Lorenzo. O continúa funcionando o debe haber un plan para su neutralización”, expresó el primer mandatario local tras la reunión con los técnicos.

En términos específicos, la planta tiene hoy 24.500 litros de combustible en tanques y ductos, además del que periódicamente es retirado de las napas mediante el accionar de 82 bombas para evitar que se derrame y contamine tanto a barrio Norte como al río Paraná.

Por otra parte, si como se especula, los trabajadores dejaran de cobrar y abandonaran sus funciones el próximo mes, quedaría descubierto el perímetro de un complejo de 90 hectáreas en el que ya se han registrado dos intentos de robos esta semana.

“Todo el predio requiere labores de desmalezamiento y limpieza, hay sectores de cañerías, de instalaciones complejas que precisan personal técnico de auditoría, mantenimiento, seguridad, la dotación de bomberos interna y todo el personal que tiene que actuar ante una emergencia. Exactamente lo mismo se necesita en la zona del puerto”, añadió Raimundo.

Frente a este panorama, el área de Legal y Técnica de la administración municipal comenzó a trabajar en la elaboración de las cartas documentos que remitirán a las autoridades competentes.

“Independientemente del tema judicial, político, mediático y del destino de los trabajadores, que queremos que preserven su trabajo, estamos hablando de la seguridad de la ciudad de San Lorenzo. Hasta que no se produzca la neutralización de la planta debe seguir permanentemente así, y si los sueldos no los paga la empresa, deberá hacerlo el Estado”, concluyó el intendente, que el martes acompañó la movilización de los trabajadores a la Esquina de los Bancos.

Del encuentro participaron el gerente de Seguridad y Medio Ambiente, Eduardo Landeira; el gerente de Operaciones, Fabián Pedrido; el empleado de Mantenimiento, Edgardo Dossena, y los abogados del municipio Juan José Cairo y Gabriel Dabove.