El intendente visitó los trabajos que están transformando a ese espacio, ubicado en el Centro Cultural. Ahora pasará a ser más funcional, moderno y de estilo abierto para que los lectores accedan de forma directa al material de consulta.

El intendente Leonardo Raimundo recorrió la obra de remodelación de la Biblioteca Municipal, que se viene ejecutando a buen ritmo para reformular el concepto funcional del espacio, que pasará a ser de estilo abierto para que los lectores puedan acceder a los libros de forma directa, sin la intermediación del bibliotecario.

“Se trata de un modelo mucho más inspirador, que posibilita la realización de recorridos de lectura y estimula el acceso a nuevas obras, quizás desconocidas para la persona que recorre la biblioteca”, expresó Raimundo durante la visita a las nuevas instalaciones ubicadas en el Centro Cultural.

Los trabajos consisten en la refacción edilicia del establecimiento para la instalación de moderno mobiliario en la planta baja y la apertura de un depósito en el primer piso.

Este rediseño permitirá incorporar la colección de libros que perteneció al doctor Roberto Biraghi, fallecido en septiembre de 2016. La biblioteca personal del historiador y escritor cuenta con 6 mil títulos en papel y otros 1.500 en formato digital, de los géneros histórico, político, literario, filosófico y enciclopédico, entre otros.

“Es para nosotros un gran orgullo poder abrir a la comunidad un bagaje cultural de semejante calidad y siempre estaremos agradecidos a la esposa del doctor Biraghi por tan generoso aporte”, expresó Raimundo.

Por otra parte, Raimundo aludió al carácter necesario de esta obra en pos de “recuperar un espacio de gran importancia educativa”.

“La figura de la biblioteca ha quedado desdibujada con la irrupción de los medios digitales y el acceso masivo a internet. Por eso consideramos que había que hacer modificaciones trascendentes con el propósito de que vuelva a ser un espacio concurrido por los sanlorencinos”, indicó.

Cabe recordar que en 2016 la administración Raimundo logró poner fin a un largo litigio judicial con Comisión Nacional de Biblioteca Populares por subsidios que se entregaron al municipio en los años 90 y jamás fueron rendidos. De este modo, la institución local recupera los beneficios que perdió cuando fue expulsada de ese organismo.