Los trabajos consistieron en la refacción edilicia del establecimiento para la instalación de moderno mobiliario en la planta baja y la apertura de un depósito en el primer piso. Así se reformuló el concepto funcional del espacio, que pasará a ser de estilo abierto para que los lectores puedan acceder a los libros de forma directa. Se inaugurará el 9 de julio.

La Municipalidad de San Lorenzo concluyó la remodelación edilicia de la Biblioteca Municipal “Juan Bautista Alberdi”, que ejecutó en el marco del programa de reformas que lleva adelante en el Centro Cultural. La intervención permitirá reformular el concepto funcional del espacio, que pasará a ser de estilo abierto para que los lectores puedan acceder a los libros de forma directa, sin la intermediación del bibliotecario.

Los trabajos consistieron en la refacción edilicia del establecimiento para la instalación de moderno mobiliario en la planta baja y la apertura de un depósito en el primer piso. Ahora se están clasificando los libros a la espera de las nuevas estanterías en las que serán ubicados. El establecimiento será inaugurado el 9 de julio, en el marco de la conmemoración del 202º aniversario de la Independencia Nacional.

Este rediseño permitirá incorporar la colección de libros que perteneció al doctor Roberto Biraghi, fallecido en 2016. La biblioteca personal del historiador y escritor cuenta con 6 mil obras en papel y otras 1.500 en formato digital, de los géneros histórico, político, literario, filosófico y enciclopédico, entre otros.

En breve se abrirá programa de voluntarios que a través de una app podrán catalogar todo el patrimonio bibliográfico de la institución, con el propósito de que los títulos queden publicados en la web.

En una etapa posterior del proyecto se remodelará la planta alta para la apertura de una sala tecnológica, con proyector, pantalla y equipo de sonido.

Cabe recordar que en 2016 la administración Raimundo logró poner fin a un largo litigio judicial con Comisión Nacional de Biblioteca Populares por subsidios que se entregaron al municipio en los años 90 y jamás fueron rendidos. De este modo, la institución local recuperará los beneficios perdidos al ser expulsada de ese organismo.